Leticia – Amazonas

Amazonas es un departamento de Colombia en el sur del país. Su capital es Leticia. Su nombre viene del río de Amazon que drena mucho en el departamento y el más rainforest que cubre una parte grande del departamento.

Conociendo el lugar:

El Departamento del Amazonas pertenece a Colombia y fue creado por la Constitución Nacional el 4 de julio de 1991. Está localizado en el denominado Trapecio Amazónico, en la frontera con Brasil y Perú. El Departamento hace presente a Colombia en la gran cuenca amazónica que comprende Bolivia, Perú, Ecuador, Colombia, Venezuela y Brasil. El Departamento es además el territorio más austral del país al sur de la línea ecuatorial. Es además uno de los territorios más forestales del país y tiene rivera sobre el Río Amazonas, lo que le ha dado el título a Colombia de la «Patria de los tres mares». La capital del departamento es la ciudad de Leticia.

El Departamento está densamente cubierto de selva y cruzado por ríos largos y caudalosos que son tributarios del río Amazonas. Su territorio presenta numerosas lagunas y zonas pantanosas. El departamento está conformado por dos partes: el Trapecio Amazónico que hace como una península que se ve limitada al sur por el Río Amazonas y el resto del Departamento.

Sitios de interés turístico:

Gastronomía

  • Capón de ahuyama
  • Pan de arroz
  • Asaduras
  • Picadillo
  • Guarapo

– El pescado, que se prepara en variadas formas: frito, guisado, en sancocho y en caldos. Va acompañado por la fariña -harina de yuca que constituye la dieta indígena-, la aguadepanela y la chicha de plátano.

– El casabe, una especie de arepa grande elaborada con harina de yuca brava, no puede faltar, como tampoco el pan de trigo y frutas exóticas como el arazá, el copoazú y el anón amazónico.

– El guiso de tortuga de río, con papas, yuca, tomates, cebolla y hojas de cilantro.

– Las bolitas de pirarucú, – pescado de río -.

– El caimarón o uva llanera ofrecida en racimos.

– El agridulce champés, que se parece a la breva o el cacay, similar al cacao, que consume después de secarse y tostarse al sol.

– Se utiliza la «técnica de las tres piedras» para asar y hervir los alimentos.

Vestuario

En esta región la mujer utiliza una falda a media pierna florida y blusa blanca con cinturones indígenas y collares indígenas. Los hombres se visten con trajes de pescador, pantalones blancos y camisa de color también con collares indígenas. Aunque ahora por lo general no se conserva el estilo indígena.

Fiestas

Los festejos y ceremonias de los indígenas son de carácter mítico y religioso. Sus rituales y danzas dan muestra de su cosmogonía y grado de desarrollo intelectual de estas culturas, como por ejemplo el «Jatdiko», danza de cosecha de los Huitoto. El investigador Horacio Calle Restrepo, en su estudio sobre los Huitoto, se refiere a ésta danza, explicando que «Jatdiko» o «Yadico» es el nombre simbólico que recibe el palo de yuca, al cual se refiere el baile: «Sólo pueden hacerlo los jefes tribales o sus descendientes directos por la línea masculina. Representa al tronco principal del palo de la yuca, quien después de instruir a su gente en como hacer el baile, se retiró a los ríos y tomó el nombre de Noino Buinaima, con el cual es invocado en todas las canciones típicas de este baile. Este personaje se identifica con el boa y el tronco de Yadico es su representación artística. El tronco de Yadico se obtiene de un árbol de madera dura que los Huitoto llaman «siore». El tronco mide de unos 15 a 20 metros de longitud y es ahuecado para que sirva como caja de resonancia. Su superficie se pinta de blanco y sobre esta superficie se pintan diseños en rojo que representan, en los extremos del Yadico, a un hombre y una mujer y en la parte intermedia de los diseños, representan el caimán y el boa (güío). En la danza el tronco se golpea con los talones y como este es hueco, se produce una resonancia que se escucha a lo lejos . Algunos bailarines se revisten de máscaras que representan animales, tales como micos maiceros, mariposas, martín pescador y otros, que tienen gran importancia en la mitología Huitoto. Fuera de las voces de los cantantes y el rítmico golpear de los pies sobre el tronco de Yadico, se tocan en este baile los siguientes instrumentos: Reribácue (flauta de pan o caramillo), Gagukai (flauta delgada y larga), Judue (flauta gruesa de guadua), Sikano (pitos hechos con el cráneo de una especie rara de sapos) y Firisai (Cascabel hecho de varias pepas de palma atadas con fibras de cumare)».

Música

Los patrones musicales que rigen en el ámbito de las culturas indígenas son totalmente distintos a los que se aplican en otras áreas. La música para los aborígenes no tiene significación estética, sino funcional: se puede decir que es un ingrediente para satisfacer necesidades de orden mágico y religioso. Predomina en ella el canto en grupos de voces, sin diferenciación tonal. La melodía está a cargo de instrumentos aerófonos (flautas de carriso, diversas, fotutos, capadores, pitos, ocarinas, discos zumbadores, etc.), mientras que los elementos rítmicos son ejecutados con membranófonos e idófonos. Las melodías son repetitivas y el campo escalístico suele ser de unas pocas notas (trictónicos).

Bailes

Como sucede en la música, las danzas indígenas tienen, en su gran mayoría, un contenido mágico o religioso. El medio ambiente, la presencia de la naturaleza, los mitos, ejercen una poderosa influencia en las motivaciones de orden coreográfico. Son frecuentes las pantomimas imitativas de animales y el uso de simbolismos de expresión zoomorfa. Los ciclos cosmogónicos, igualmente, determinan el predominio de creencias relacionadas con los períodos lunares y solares, siendo muy importantes los bailes de cosecha, de pesca, de cacería, lo mismo que los de «Libación». La iniciación al matrimonio, o a la entrada de la pubertad, son momentos de la vida aborigen que casi siempre se celebran con actos bailados. Son comunes, asimismo, las danzas de ensalmo, para propiciar la curación de enfermedades; las de guerra, convocando a la lucha o celebrando la captura de prisioneros; la de funebria, que a veces consiste en «llamamientos» a los antepasados, o en ritual de muerte; las de consagración de la vivienda, de los tejidos o trabajos de cerámica, o de los enseres domésticos, etc.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: